No por nada se dice que, si se visita la playa Rincón, se podría apreciar una de las diez playas más hermosas del mundo, y es que todo encaja para que sea un lugar paradisiaco, sin duda este es un entorno que parece hecho de cristal, sus claras aguas dan la sensación de como si estuviera en una pecera.

Para llegar a la playa partiendo desde nuestro hotel, es necesario tomar carretera por aproximadamente una hora y 40 minutos. Una vez en la localidad, se llega a pie o en caballo. El lugar se encuentra relativamente alejado, la playa es un remanso de paz en comparación con otras más dentro del reglón del turismo tradicional. Durante el tiempo que demora el viaje, el trayecto está pintado por una hermosa flora verde, casitas de colores, plantaciones de frutas tropicales, acompañado esto del sonido de numerosas aves.

Otro detalle que hace a Playa Rincón única es que, también en sus cálidas aguas muere un río llamado Caño Frio. Bañarse justo en el lugar donde se mezcla el agua dulce y fría del rio, con el agua del Atlántico es una sensación única.

Actividades

Este paraíso tiene la ventaja de que está dividido en dos partes:  Un lado de la playa tiene aguas serenas y protegida de fuertes oleajes, creando una laguna natural perfecta para nadar y hacer snorkel. Mientras que el lado norte recibe el embate de un viento más fuerte, creando olas ondulantes para divertirse haciendo bodysurf.

En el área se encuentran restaurantes típicos o chozas locales con cocinas abiertas y mesas de picnic, estos lugares ofrecen comida tropical criolla, sobre todo pescado fresco hecho a la parrilla y a la vista de los visitantes.

Otras delicias son el pan de coco, el asado de langosta, así como las bebidas tropicales y refrescos.

Rate this post